Menu

¡Nuestra única venganza es ser felices!

0 Comments


Compartir

Hoy no es un día más para la militancia. Hoy no es un día cualquiera para los argentinos que nos involucramos en los procesos de transformación social de nuestra patria. Hoy es un día fundamental para nuestra génesis como movimiento político. Hoy, los compañeros de Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (HIJOS) cumplen 20 años de lucha.

No vamos a recordar esta fecha como una más, colgada en las efemérides del calendario. Nuestra militancia está signada por estos compañeros que a pesar de la tragedia individual, pudieron trazar un camino colectivo que nos representa a todos.

Hijos por la identidad

Todos somos hijos de una misma historia. Todos los que nacimos luego de aquel 24 de marzo de 1976. Los que buscan a sus padres desaparecidos por la dictadura cívico militar, los que nacieron en el exilio, los que sufrieron el desplazamiento territorial o social, los que padecieron los azotes de un sistema antisocial, los que crecieron sin oportunidades de desarrollo.

Las consecuencias del terrorismo de estado calaron tan hondo en nuestro tejido social que todavía hoy estamos pagando las consecuencias de ese legado, tanto en los sectores de la fuerzas de seguridad que cometen actos de violencia institucional, como en la composición de nuestra matriz económica la cual estamos revirtiendo para tornarla cada vez más inclusiva y redistributiva para todos y todas.

Hijos por la justicia

“Si no hay justicia hay escrache”, rezaba el principal lema de movilización en épocas en que estaban vigentes las leyes del olvido y de la impunidad como la de “Obediencia de vida y punto final e indulto”.

Hijos inventó esta herramienta de lucha en un momento de impunidad absoluta, poco fácil de imaginar para los muy jóvenes que no vivieron aquellos años en los que los genocidas caminaban libres entre nosotros. Cuando el Estado no contenía, cuando el proyecto de país y los poderes de la república iban a contrapelo de la memoria,la verdad y la justicia, fueron las Madres, las Abuelas y los Hijos los que pusieron el cuerpo ante la infamia.

Hijos contra el Olvido y el Silencio

“20 años atrás, cuando las calles estaban manchadas de genocidas sueltos, empezamos a juntarnos y a hacer de la memoria un verbo, del olvido una batalla por ganar, del silencio un muro por romper, de la identidad una victoria por lograr, de la justicia una utopía por realizar. Acá estamos, con la memoria como bandera, con la identidad como Patria, con el olvido como pasado, con el silencio en la cueva de los cobardes, con la justicia como futuro. Allá vamos, hasta que todo sea victoria”, recuerda HIJOS Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *