Menu

Murió un genocida en impunidad

0 Comments


Compartir

El viernes 25 de octubre murió Leopoldo Sánchez, fue Jefe del Destacamento de Inteligencia 142 de Tucumán en Santiago del Estero, estuvo al mando de la represión que se realizaban en la Provincia, en conjunto con las fuerzas policiales y la DIP de Musa Azar, que concluían con el secuestro, la tortura y la desaparición de cientos de santiagueños.

Este militar retirado murió impune en nuestra provincia, gracias a la complicidad judicial que nunca lo consideró responsable y de hecho lo absolvió sin juzgarlo. Nunca estuvo preso gracias a sus amigos de la Justicia.

Algunos letrados que utilizaron las leyes a beneficio propio y en perjuicio del pueblo dejaron libre a Sánchez. Personajes del aparato judicial como Carlos Jiménez Montilla y Gabriel Casas, que actuaron desde su función de jueces de la Nación, dictaron la falta de mérito de Sánchez en el denominado Grupo 1, 2 y 3, que formaron parte del juicio “La Megacausa”; y personajes como Luis Lugones y Pedro Ibáñez, que en el Grupo 4 dictaron la falta de mérito del genocida, cumpliendo funciones de Juez sin haber sido ni siquiera sometidos a un concurso o examen para determinar sus capacidades jurídicas.

En el juicio que transcurre en la actualidad, que día a día vemos los testimonios de las aberrantes vejaciones que sufrieron ciudadanos santiagueños, debería estar sentado este represor.

Todos estos episodios nos hacen ver a las claras que la apuesta de Néstor en el 2003, para juzgar a los genocidas de aquellos oscuros años, fue muy fuerte y para nada fácil. Algunos “periodistas” le dijeron oportunista e infantil por meterse con los genocidas, pero hoy –y a pocos días de un nuevo aniversario de su fallecimiento- nos damos cuenta lo importante de su decisión, del cambio que sugirió bajar los cuadros de la impunidad.

Aún falta mucho, vamos a militar y trabajar para que ningún otro genocida se vaya de este mundo impune en honor a los que nos faltan y también por las nuevas generaciones.

Por los que ya no están, y por los que vendrán.

¡Nunca más!:

¡Ningún genocida sin juzgar! ¡Ninguna vida sin justicia!

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *