Menu

Marcha por la Memoria, la Verdad y la Justicia en Mendoza

0 Comments


Compartir

Los que llegaron temprano se lamentaban porque parecía que esta vez la Marcha por la Memoria,

la Verdad y la Justicia iba a tener poca concurrencia. La lluvia se preparaba para aguar el ejercicio

colectivo de no olvidar y de exigir el recuerdo. Lo que pasa es que los mendocinos con unas gotas

suspenden todo… pero esta vez no. Esta vez bastaron unos minutos más para levantar la vista y

darse cuenta que en Gutiérrez y 9 de Julio estaba lleno de compañeros y compañeras militando

por recordar un pasado y construir un futuro.

Los bombos, los platillos y las voces de La Cámpora como siempre se destacaban, pero eran al

mismo tiempo parte de una amplia columna de organizaciones nucleadas en Unidos y Organizados

que empezaron a marchar a alrededor de las 17 hacia el kilómetro 0, para seguir después hasta el

centro clandestino de detención D2.

En San Rafael el relato es homólogo: los compañeros y compañeras marcharon cantando por la

Avenida San Martín hasta la Plaza de la Memoria para rendir homenaje colocando una placa que

hace presentes a los desaparecidos de la última dictadura. La Cámpora en Tunuyán también dijo

presente, junto con Miles y CANPO, con una larga vigilia desde el 23 de marzo, recordando a las 30

mil víctimas del horror del golpe del 76.

En Mendoza la lluvia empezó a arreciar con fuerza y el frío se sentía cada vez más intenso, pero el

calor del clamor popular convertía al clima adverso en un detalle insignificante. Bastaba mirar en

una esquina cómo la marcha se hacía infinita hacia adelante y hacia atrás. Alcanzaba con saber

que el proyecto se manifiesta en las calles, que marcha y no se detiene, que cuando tiene un

objetivo es irreversible. Eso era suficiente para que la lluvia y el frío se convirtieran en una

anécdota, y la verdadera historia de este día fuera que lejos de bajar los brazos se levantaron

todas las banderas: las de Unidos y Organizados, y tantas más banderas del proyecto.

Las banderas de esta marcha lucharon todas por ocupar un espacio. Y aun así cada una tuvo su

lugar. Las banderas de este proyecto vienen de lugares diferentes, pero quisieron llegar al mismo

sitio. Este 24 de marzo el destino fue un lugar que debería pertenecer al Pueblo argentino, pero

que aún está en manos del olvido. Es que hace un año el gobernador anunció que el atroz D2, el

centro clandestino de detención más feroz de la provincia de Mendoza, hoy sería un espacio de

Memoria, y no es así. El decreto 499/14 que convierte y resignifica el D2 aún no se ha cumplido.

Este 24 de marzo las banderas ocuparon otra vez el exterior del D2, cuando lo cierto es que la

Memoria, la Verdad y la Justicia son símbolos que tienen que estar funcionando y resignificando

desde adentro.

Organizaciones de Derechos Humanos y agrupaciones políticas de un amplio espectro coincidieron

en reivindicar el significado de este día y reafirmar el reclamo diciendo “¡presentes, ahora y

siempre!”. Porque hay algo que está muy claro, y hoy más que nunca hay que recordar y

desenmascarar definitivamente: mientras que del lado de enfrente están los cómplices del olvido,

la mentira y la exclusión, las banderas de este proyecto son cómplices de la Memoria, la Verdad y

la Justicia.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *