Menu

LA CÁMPORA ACOMPAÑÓ LA JORNADA HISTÓRICA

0 Comments


Compartir

Floreció la memoria, la verdad y la justicia en Corrientes: hubo condena por la desaparición de Pata Acosta

La Memoria, la Verdad y la Justicia florecieron en Corrientes. Héctor “Pata” Acosta, ese compañero que por buscar mejoras en su colegio de Paso de los Libres fue víctima de la intolerancia que marcó al país con sus dictaduras, hoy regresó con una sonrisa que se transmitió a sus familiares y a quienes recogen su legado militante, gracias a la condena que recibió Raúl Portillo, el jefe de la banda de uniformados que lo desapareció en 1976.

La Cámpora acompañó hoy a los hermanos y sobrinos de Pata, en la histórica jornada que propició el Tribunal Oral Federal de Corrientes al dictar sentencia de 16 años de prisión al ex coronel Portillo, quien era Jefe del Destacamento de Inteligencia 123 de Paso de los Libres cuando el compañero fue sometido a las fauces de la etapa más oscura que vivió el país.

Junto a los compañeros de Paso de los Libres que llegaron para presenciar la audiencia, los militantes correntinos acompañaron a los familiares del chico de la secundaria que por integrar su centro de estudiantes y buscar transformaciones en su comunidad escolar, fue señalado y atrapado en su casa a las 2,30 de la madrugada el 22 de marzo de 1976.

La celebración fue compartida. Todos, familiares, amigos, militantes viejos y más jóvenes, coincidían en que se trató de una jornada de las que se hilvanan con historia: otro represor era juzgado con todas las garantías de defensa en juicio que otorga la Constitución y la Democracia y condenado por haber desaparecido a quien intentaba construir la Argentina que hoy podemos llevar adelante.

Curiosamente fue una jornada de ironías varias. Por un lado, porque otro personaje del cuento de terror más trágico que nos tocó vivir a los argentinos era juzgado por un sistema democrático en el que no creyó cuando cometió sus actos (quizá) más heroicos y que sin dudas le otorga más beneficios que los que otorgaba la dictadura que construyó.

Pero por otra parte, porque al sofocante diciembre de Corrientes la Justicia llegó en un día de llovizna fresca. Un desahogo al tórrido verano, un alivio a tanta espera, otro regreso, como el de Pata, como el de Néstor.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *