Menu

El D2 ahora es Memoria del pueblo

0 Comments


Compartir

 

El D2 fue el mayor Centro Clandestino de Detención, que tuvo la provincia de Mendoza. Por un decreto, el 499 firmado por el Gobernador Francisco Paco Pérez el pasado 24 de marzo de 2014, el Gobierno Provincial asumió un compromiso con el Pueblo mendocino y con los distintos organismos de Derechos Humanos: ceder las instalaciones de este edificio, en aquel momento el Palacio Policial, para que funcione un Espacio de Memoria . Sin embargo la fecha se tornó incierta hasta ahora, por lo cual la militancia comprometida con esta causa participó del reclamo por el cumplimiento del decreto junto a los organismos de Derechos Humanos. La manifestación más recordada en este sentido fue la que se concretó el último 24 de marzo, bajo una lluvia torrencial y una presencia estoica de todos los compañeros y todas las compañeras.

Sábado 12 de septiembre de 2015 es la fecha en la cual finalmente el D2 pasa a estar en manos de quien corresponde, el Pueblo, que lo necesita para recordar el frío, oscuro y nefasto pasado y construir un futuro mejor. Organismos de Derechos Humanos de Mendoza, ex presos políticos de distintos países de Latinoamérica, organizaciones políticas, legisladores Nacionales y Provinciales y  miembros del Poder Ejecutivo provincial, se concentraron en la explanada del edificio para presenciar tan ansiado acto, en el cual se proyectó un documental con los testimonios de las víctimas de ese Centro Clandestino de Detención.

Los compañeros y compañeras de la comisión de Derechos Humanos de La Cámpora de Mendoza acompañaron esta fecha histórica, en la cual se instaura el primer Espacio de Memoria de la provincia.

El subsecretario de Derechos Humanos, Daniel Tagarelli, pidió disculpas por el tiempo trascurrido, y agradeció la presencia de todos los organismos, tanto nacionales como de los países hermanos. Luego, Oscar Chena, presentó su libro, que escribió mientras estaba secuestrado en el D2: Los únicos privilegiados fuimos los niños. Posteriormente habló el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Omar Palermo, quien hizo alusión al “Juicio a los Jueces”: Es cierto que el juicio no terminó pero no necesitamos la sentencia para saber que el Poder Judicial fue cómplice, sentenció.

La jornada estuvo colmada de emoción: en ese espacio muchos seres humanos fueron sometidos a tormentos, violaciones y muerte, en el marco del plan de aniquilamiento desarrollado entre 1975 y 1983, y es este Proyecto y sus logros los que dan plena seguridad que la lucha no es en vano, que la militancia sirve para recuperar y ampliar los Derechos Humanos.

Los antecedentes relacionados a este lugar, en materia de justicia y reparación histórica en la provincia, son la condena del Tribunal Federal Nº 1 a prisión perpetua a los jefes del D2 y a los oficiales de la Fuerza Aérea que detentaban la jefatura de la Policía de Mendoza en aquellos tiempos sangrientos, y el 4to juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza, que dilucida el accionar del personal de ese centro clandestino identificado por las y los sobrevivientes, con 14 procesados cuyas responsabilidades serán determinadas en una próxima sentencia. Además muy recientemente se encontraron 20 libros con decretos firmados durante la última dictadura, que serán digitalizados para su publicación y presentados como pruebas en los juicios de lesa humanidad.

La promesa tan esperada se concretó además abrazada por la aurora de la alegría que significó la recuperación de la nieta 117, y el amor que una Abuela mendocina guardó durante tanto tiempo para darle. Lo que no se abandona es el amor, la memoria y la lucha; gracias a eso se recuperó la democracia, se recuperan los nietos, se recuperan los espacios. No se recupera la vida de las víctimas, pero sí sus ideales, su lucha y su coraje que hoy está presente en la militancia. Era hora: Mendoza ya cuenta con un Espacio donde promover y proteger los Derechos Humanos en todo sentido, donde funcione el Comité contra la Tortura. Esto ya no es D2 ni Palacio Policial, este ahora es un lugar donde van a funcionar las oficinas de los Organismos de Derechos Humanos de Mendoza.

Donde había muerte habrá vida. Memoria, investigación, cultura y educación son las premisas. La Cámpora va a defender con uñas y dientes este espacio. El aura que irradiará tendrá que llegar a toda la sociedad, porque sin Memoria no hay nada. Ése es el desafío.

Una vez más en Mendoza la Memoria, la Verdad y la Justicia triunfan. Una vez más el amor triunfa sobre el odio.

Hoy más que nunca los 30.000 están vivos. Ahora y siempre, presentes.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *