Archivo del mes de septiembre de 2016

CRECE LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL EN LAS VILLAS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Durante los último días, vemos con preocupación una escalada de violencia institucional en las villas de la Ciudad de Buenos Aires, por parte de las fuerzas de seguridad que lejos de cumplir con su cometido de protección a los ciudadanos, actúan de manera ilegal, arbitraria e irrazonable.

En la madrugada del domingo 25 de septiembre, dos jóvenes que viven en la villa 21-24 del barrio de Barracas e integran la Garganta Poderosa, Ezequiel Villanueva Moya, de 15 años de edad, e Iván Navarro, de 18 años de edad,  fueron torturados por miembros de la Policía Federal y Prefectura Naval Argentina sin motivo alguno. Luego de mantenerlo detenidos en una garita policial, de humillarlos, golpearlos e insultarlos, fueron trasladados a un descampado cercano donde fueron amenazados de muerte y encañonados con escopetas.

“Nos tiraron adentro de un coche y nos llevaron hasta la garita de Osvaldo Cruz e Iguazú”, luego “nos subieron a otro auto, pero primero nos taparon la cabeza y nos obligaron a sentarnos uno encima del otro. Cuando ya había unos 10 prefectos, uno dijo que nos iban a matar, porque total nadie nos iba a reclamar”. De esta manera, los jóvenes relatan los padecimientos que tuvieron que sufrir en manos de quienes deberían estar para cuidarlos.

Así también, durante el día de ayer, en el marco de un operativo llevado a cabo por la Policía Metropolitana en la Villa 31 para secuestrar material de construcción, los efectivos policiales reaccionaron con una desmedida violencia frente al reclamo de los vecinos.

Sin embargo estos acontecimientos no se han tratado de hechos aislados de violencia policial, sino que por el contrario responden a una escalada de violencia institucional cada vez mayor y que tuvo su génesis en la llegada al poder del macrismo. Basta con recordar  los actos de violencia ejercidos por la Gendarmería Nacional, el 29 de enero del corriente, contra los integrantes de la murga “Los auténticos reyes del ritmo” del Bajo Flores, donde resultando lesionados niños, producto de una balacera indiscriminada por parte de la fuerza.

Las prácticas policiales se fueron endureciendo, haciendo cada vez más irregulares, con hechos de arbitrariedad, ilegalidad y exceso en todos los casos, y ello sin dudas responde a un cambio de paradigma en las relaciones de poder dentro de las fuerzas y entre el pueblo y las fuerzas de seguridad; un cambio en la política criminal, ya no de prevención sino de neta represión, de mano dura injustificada y abuso de poder, que vino de la mano con el gobierno macrista.

Ante la escalada de violencia policial padecida por los vecinos de las villas y barrios de la Ciudad, manifestamos nuestro enérgico repudio, con profundo dolor e indignación.

EL AVANCE DEL CONFLICTO DE TIERRAS ANTE LA AUSENCIA DEL ESTADO

El conflicto reciente en Santiago del Estero con el empresario dueño de la empresa Manaos, Orlando Canido, no es un conflicto aislado sino que se encuentra enmarcado en los problemas estructurales de la constitución del Estado argentino.

Desde sus orígenes, la fuerza del sistema jurídico funcionó como herramienta homogeneizadora para la concreción de los objetivos de los sectores dominantes y operó como disciplinadora para la instauración del pensamiento liberal hegemónico.

Este es el proyecto político que la Argentina transitó durante casi 150 años con un marco jurídico fundamentado en el paradigma de “civilización o barbarie”, que tenía como fin consolidar el avance del territorio nacional sobre el despojo de las tierras en las que vivían los pueblos indígenas y campesinos como condición necesaria para la expansión del modelo productivo agroexportador con concentración de la propiedad de las tierras en un reducido número de familias.

Modelo que se institucionaliza tempranamente en el Código Civil de Vélez Sarsfield (1869), que refleja la organización monocultural del país, de la que los pueblos indígenas –así como otros sectores del pueblo– no son parte constitutiva.

En este largo período, solo excepcionalmente –durante los dos primeros gobiernos peronistas– la “cuestión indígena” y de los pequeños productores es considerada parte del proyecto político del país, como lo reflejan, entre otras políticas, la Constitución Nacional sancionada por la Convención Nacional Constituyente de 1949, que elimina toda alusión a los indígenas y los sitúa como ciudadanos, y los dos Planes Quinquenales. El proceso queda trunco por el gobierno de facto de la autodenominada “Revolución Libertadora” que, entre otras medidas, en 1956 deroga la Constitución de 1949 con un bando militar.

Ahora bien, desde el año 2003 el proyecto político que encabezó Néstor Kirchner y después continúo Cristina Fernández de Kirchner consideró que los Derechos Humanos son el fundamento del Estado de Derecho, por entender que dan contenido ético a las acciones de gobierno y están indisolublemente unidos a la consolidación de la democracia. En este sentido, la construcción y ampliación de ciudadanía se desarrollaron en forma conjunta con la reconstrucción del Estado.

En este marco, los derechos humanos constituyeron la matriz filosófica y política del Estado de derecho democrático, nacional y popular con fundamento en el derecho a la igualdad y en políticas de redistribución e inclusión durante casi 13 años. La igualdad durante ese periodo implicó el respeto por la diferencia y la visibilización de los sectores históricamente invisibilizados como actores políticos, sociales, culturales y económicos, como son, entre otros, los pueblos originarios y campesinos.

En esta etapa se elevo el piso de reconocimiento de derechos para estos sectores, se avanzo en el reconocimiento de la posesión y ocupación comunitaria de las comunidades indígenas en más de 6.000.000 de hectáreas, asimismo se regularizaron otras 5.000.000 de hectáreas a favor de los Pueblos indígenas, también se sanciono la Ley de Agricultura Familiar donde contemplaba la emergencia y suspensión de los desalojos a comunidades campesinas.

Este proceso se vio interrumpido con la llegada del macrismo al gobierno nacional, tanto en los hechos como en el derecho. Lo primero que hizo el macrismo fue desarticular las áreas del Estado vinculadas con la intervención del Estado Nacional en los conflictos territoriales. Tanto el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, como la Secretaria de Derechos Humanos y la Secretaria de Agricultura familiar tenían protocolos y convenios para intervenir en estos casos como el de Santiago del Estero. Las áreas fueron vaciadas, los programas paralizados y muchos de sus trabajadores despedidos.

En paralelo con el vaciamiento Macri firma el decreto 820/16, donde flexibiliza las restricciones a los extranjeros para comprar tierras rurales en la Argentina.

Todos estos hechos marcan la ausencia del Estado y de políticas públicas en defensa de los Pueblos Indígenas y Campesinos, es la misma ausencia la que agudiza los conflictos, si el Estado no interviene se deja a los más débiles en manos de los sectores concentrados de la tierra, de los empresarios aliados con sectores del poder judicial que terminan fallando en contra de los dueños históricos de la tierra como son las comunidades indígenas y campesinas, trayendo desalojos violentos con muertes como la de Cristian Ferreyra, Miguel Galván, Víctor Reyes por nombrar algunos. Si el Estado de ausenta el conflicto aparece.

PREFECTOS TORTURARON A DOS INTEGRANTES DE LA GARGANTA PODEROSA

Dos jóvenes, uno de ellos de 15 años, fueron secuestrados, torturados y amenazados de muerte por más de una decena uniformados.

La Garganta Poderosa no es un medio más. Uno de sus miembros lo ha explicado cuando se les entregó el premio Rodolfo Walsh “el valor agregado de la Garganta Poderosa no son los saberes técnicos, sino las miradas que históricamente estuvieron desestimadas en el marco de la universidad y que nosotros sentimos que empiezan a ser reconocidas”.

La revista que surge como una necesidad con el aval de una sociedad que reflexionaba sobre el papel de los medios, tiene muchos colaboradores. Dos de ellos, Ivan y Ezequiel de 15 años, que fueron sometidos a torturas dignas de otras épocas. Tortura, basura, dictadura, como podrían rimar en las páginas de la Garganta.

Ezequiel e Iván son dos pibes de la Villa 21 que tuvieron la desgracia de ser los protagonistas del abuso institucional hace algunas horas, pero también tienen la suerte de poseer una voz ejercitada para poder gritar con firmeza quiénes fueron sus agresores y qué atrocidades les hicieron.

Iván recibió la primera trompada sorpresiva. Los requisaron, los acusaron de ladrones, pero nada, no encontraron nada más que dos amigos que se cruzaron de casualidad y se estaban por dar un abrazo, como explican en redes sociales. Fueron prefectos, perfectos calcos de épocas pasadas, de momentos oscuros de nuestra Argentina que nos negamos a olvidar.

Les pegaron brutalmente en una garita primero, para subirlos encapuchados después a un auto y así llevarlos a un descampado. Dijeron que los iban a matar porque a nadie le importaban. Olvidaron, los integrantes de Prefectura, que el pueblo está empoderado y que a pesar del terror que causan estos hechos, no encontrarán silencio en gran parte de nuestra sociedad.

Por supuesto que la violencia no fue solo física, también les hicieron creer que los matarían y hasta preguntaron, a estos niños, donde querían el tiro. A punta de escopeta los obligaron a correr rápido para salvar sus vidas, esas vidas que Iván y Ezequiel aprendieron a valorar a pesar de todo.

Uno de los prefectos es Leandro Adolfo Antúnez, quien fue detenido luego de la denuncia que realizaron los chicos. También fueron removidos de sus cargos el resto de los agentes que integraban el móvil.

Esta es una de las tantas aberraciones que las fuerzas de seguridad ensayan como queriendo probar hasta donde aguanta el pueblo.

Pues debe quedarles claro que no somos los mismos que hace una década atrás. Sabemos que se puede vivir mejor, que no era una mentira. Y esta idea de vivir mejor no debe limitarse a la cuestión económica, sino a todo el entramado simbólico que se hizo carne en la mayor parte de argentinos y argentinas. Aprendimos que la Patria es el Otro y que algunas cosas no pueden volver a suceder nunca más.

RED PROVINCIAL DE DERECHOS HUMANOS EN ESCOBAR

Con la consigna “Libertad a Milagro Sala” se realizó en la ciudad bonaerense de Ingeniero Maschwitz, el 2° encuentro de la Red Provincial por los Derechos Humanos, con la presencia de referentes de las organizaciones sociales, de derechos humanos y políticas y más de una decena de representantes municipales, legisladores provinciales y nacionales y mucha militancia dispuesta a sostener la memoria, verdad y justicia.

Disertaron en un panel de legisladores y especialistas, el secretario de derechos humanos de la provincia de Santa Cruz, Horacio Pietragalla Corti; los diputados bonaerenses Lucía Portos y Lauro Grande; la senadora provincial Mónica Macha; el intendente local, Ariel Sujarchuk y la referente Victoria Montenegro.

La jornada, que se extendió durante todo el día, se repartió en cuatro comisiones de trabajo: lesa humanidad, género y diversidad sexual, violencia institucional, y educación y comunicación, y  contó con el acompañamiento de un centenar y medio de compañeros y compañeras.

Al final del encuentro, Rubén López, en compañía de los compañeros presentes, descubrió un mural como homenaje a su padre Julio, desaparecido por segunda vez hace 10 años.

La Red es un espacio de articulación y acción colectiva, que tiene su apoyatura institucional en direcciones de derechos humanos municipales y una representación de más de 50 localidades de la provincia a través de organismos, mesas y colectivos de DDHH.

El encuentro reflejó la necesidad de profundizar la organización ante el desguace de políticas públicas en materia de derechos humanos que ejerce el estado provincial.

A su vez, se exigió el cumplimiento en la responsabilidad de la labor de todos los estamentos de gobierno, pero también que se vuelve a refundar en cada construcción colectivamente un camino recorrido a la luz de las conquistas logradas durante los últimos 12 años.

EL MACRISMO PONE EN MARCHA LA CREACIÓN DE UNA “CÁRCEL PARA MIGRANTES”

El gobierno nacional firmó un acuerdo con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para la entrega en comodato de un inmueble ubicado en el barrio de Pompeya, que será utilizado “de manera exclusiva al alojamiento de las personas infractoras de la Ley 25.871”, es decir, se creará el primer centro de detención de inmigrantes con el supuesto objetivo de combatir la irregularidad migratoria.

Por Secretaría de Políticas Internacionales

Más allá de los eufemismos, se tratará de la primera cárcel para inmigrantes del país y, aunque el acuerdo entró en vigencia el pasado 1 de septiembre, aun no se conocen las características del mismo, ni los alcances que tendrá.

El anuncio se realizó a través de un comunicado en la página web de la Dirección Nacional de Migraciones que fue modificado en tres ocasiones luego de las manifestaciones de preocupación de Amnistía Internacional, organismos de derechos humanos, colectividades y representaciones extranjeras en nuestro país.

Ante la poca claridad sobre los objetivos de la instalación de éste centro de retención, los diputados del Frente para la Victoria, entre los que se encuentra el secretario general de La Cámpora, Andrés Larroque, presentaron un pedido de informes a fin de que el Gobierno aclare los objetivos y procedimientos que se están aplicando en cuanto a política migratoria, y los objetivos y procedimientos que se aplicaran en este centro de retención.

En los últimos meses, se han detectado algunos indicios de un cambio radical en cuanto a política migratoria, en lo que ya es un gran retroceso de la política migratoria de vanguardia que venía desarrollando nuestro país desde la sanción de la nueva ley migratoria en 2003, entre ellos se han cerrado delegaciones de la Dirección Nacional de Migraciones, se aumentaron las tasas, se incrementaron los requisitos para la radicación y se cerraron programas de abordaje territorial de la Dirección Nacional de Migraciones.

Recordemos, que hasta el año 2003 regía en nuestro país la “Ley Videla”, en la que los inmigrantes eran presentados como sospechosos, y el estar en condición de irregular era un delito. Luego del retorno de la democracia y pasadas casi más de dos décadas se promulga la Ley Nacional de Migraciones (Ley 25871) que sin lugar a dudas modifica sustancialmente la concepción de las migraciones incluyendo el concepto del Derecho a Migrar como derecho humano: “El derecho a la migración es esencial e inalienable de la persona y la República Argentina lo garantiza sobre la base de los principios de igualdad y universalidad” (Artículo 4, Capítulo I).

Esta nueva Ley Nacional de Migraciones, sancionada el 17 de diciembre de 2003 y promulgada el 20 de enero de 2004, rige para todos los migrantes que ingresan a la República Argentina y fue reglamentada a partir de un novedoso mecanismo de participación de organizaciones de derechos humanos y de organismos de Naciones Unidas. Asimismo, esta es la primera legislación general en materia migratoria elaborada y sancionada por un gobierno democrático ya que desde 1876 la política migratoria había estado regulada por normativa parcial, aprobada por decretos del Poder Ejecutivo o por disposiciones de facto de gobiernos militares.

A más de nueve meses de Gobierno de Macri, podemos decir que pasamos rápidamente de un paradigma de prácticas centrado en los derechos humanos de las personas migrantes (con independencia de su estatus jurídico migratorio), a un paradigma basado en el derecho de expulsión del Estado, que concibe las migraciones como un “problema” de seguridad nacional y de orden público.

Una vez más, como lo venimos viendo en los últimos meses, el gobierno de Macri persigue a los que el Estado tiene la obligación de proteger.

LANZAMIENTO DE LA CAMPAÑA “LADRILLOS DEL AMOR”

El jueves 22 de septiembre, La Asociación Madres de Plaza de Mayo realizó en el auditorio de FOETRA el lanzamiento de la campaña “Ladrillos del Amor”. Esta campaña consiste en un trabajo sobre los ladrillos de los cimientos de una pared de la Casa de las Madres, que se derrumbó a fines del año pasado.

A principios del año debido a una rotura en un caño de agua, el cual suministra a gran parte de la ciudad, la casa de las Madres sufrió una gran inundación en su sótano además de destrozos de todo lo que había dentro de este. Luego de que los compañeros más cercanos a las Madres les ayudarán en el rescate de los objetos y materiales de valor, quedó en claro que había que realizar un trabajo de reconstrucción de la casa que demandaría más trabajo y tiempo. Los trabajadores de la cooperativa El Rocío se encargaron de realizar el trabajo que AySA no hizo.

Y finalmente los compañeros del frente de Secundarios de La Cámpora se encargaron de llevar a cabo la respuesta a qué hacer con los ladrillos. Estos fueron sacados, limpiados, pulidos y ordenados. Luego, se les pegó una leyenda recordatoria de la campaña “Los Ladrillos del Amor”.

En un principio se enumeraron mil ladrillos. El número 0 fue el entregado por Hebe al Papa Francisco durante su visita al Vaticano, el 1 se le entregará Cristina Fernández de Kirchner, el 2 y el 3 fueron para Cuba y serán entregados a Fidel y Raúl Castro. Sin embargo, cualquiera puede tener un ladrillo. Aquellos que quieran adquirir un ladrillo y acompañar a las Madres en esta iniciativa pueden hacerlo en la sede de Madres: Hipólito Yrigoyen 1584 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Disculpen pero no puedo hacer un acto sin hacer política. El momento que estamos viviendo es muy importante. Cristina cada vez está más alta, de Néstor nadie se puede olvidar. Perón y Evita…a mí me decían que se terminaba el peronismo, el kirchnerismo. Miren, en los movimientos políticos hay de todo: locos, chorros, traidores, pero no hay que asustarse porque no es todo así. No hay que hablar de los que se andan cambiando de silla porque no tienen convicciones, pobres. Nosotros estamos felices porque tenemos las calles y las plazas” dijo Hebe, al final del acto. En este, conducido por Carlos Barragan, fueron homenajeados e invitados a subir al escenario los trabajadores de la Cooperativa el Rocío, quienes recibieron un pañuelo de las Madres; Carlos López artífice de esta campaña; los pibes y las pibas de La Cámpora Secundarios quienes recibieron un ladrillo, y algunos de los que adquirieron ladrillos.

¨Creo que ahora va a nacer el Cristinismo más allá del kirchnerismo. Es muy grande Cristina y nos va a sorprender. A nosotros nos pasó como a Caperucita Roja. Íbamos contentos por el bosque a ver a la abuelita pero no advertimos que estaba el lobo. El lobo nos comió pero vino un leñador y nos salvó. Eso está pasando. Ahora estamos alegres, cantando y diciéndole a los macristas ‘tomá de acá’. No hay que deprimirse, hay que luchar. Hay muchos pibes militantes de los cuales uno se enamora por cómo trabajan, en esos pibes hay que apostar”, cerró Hebe.

PERSECUCIÓN POLÍTICA: PIBES DETENIDOS POR PINTAR UN MURAL

Ayer por la tarde la Policía Federal se llevó detenidos a diez militantes de entre 18 y 22 años que se encontraban realizando un mural con el fin de concientizar sobre el consumo y abuso de drogas y promover la práctica de deportes y la vida sana. Pasaron la noche en la comisaría 8va y fueron liberados esta madrugada.

Los jóvenes se encontraban realizando el mural en la Plaza “Velasco Ibarra”, ubicada en la esquina de Av. Jujuy y México en el barrio de Balvanera, en el marco de una Jornada Deportiva motorizada por la Mesa de Juventud del Frente Para la Victoria en la Comuna 3, desde la cual se vienen realizando torneos con alumnos de colegios de la zona.

Este hecho de persecución política es un nuevo intento de acallar a la juventud y a todos aquellos que piensen diferente y realicen acciones en pos del colectivo, comprendiendo las necesidades del pueblo, promoviendo su organización y con ella su empoderamiento.

AHORA Y SIEMPRE

Se cumplen 10 años de la desaparición de Julio López. Días antes había dado un testimonio fundamental para que Miguel Etchacolatz fuera condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar. En 2014, cuando los jueces de la causa La Cacha leían la condena a prisión perpetua, el genocida mostró un papelito con el nombre de López, dando a entender que él había sido responsable del secuestro.

Semejante mensaje mafioso para atemorizar a la sociedad intentó frenar los juicios que se llevaron adelante gracias a la histórica lucha de los organismos de derechos humanos que nunca bajaron los brazos para que Néstor y Cristina tomaran la decisión firme de llevarlos a cabo a pesar de las trabas y resistencias de casi la totalidad del Poder Judicial. No caben dudas de que el secuestro de López tuvo que haber sido realizado por miembros de las fuerzas de seguridad retirados y en actividad que operan desde la oscuridad.

Esas mafias violentas son las mismas que usó el poder económico durante la dictadura para imponer a sangre y fuego un modelo de desindustrialización deliberada  y exclusión social planificada. El mismo modelo económico que hoy está empezando a mostrar el gobierno de Macri. Lo que hace cuarenta años tuvieron que imponer con asesinatos, desapariciones, muertes, persecuciones, y censuras hoy lo intentan aplicar a con las metrallas mediáticas que han logrado engañar momentáneamente a muchos que hoy ya están arrepentidos de haberles hecho caso. Si la familia Macri se hizo millonaria durante la dictadura fue porque eran los que estaban por sobre los militares que hacían el trabajo sucio. Por eso, hoy Macri impulsa la prisión domiciliaria para Etchecolatz y para aquellos genocidas que le hicieron el favor de matar a 30.000 compañeros para consolidar su poder económico a través de las obras públicas que hizo Franco y después Mauricio.

Como dijo Néstor:

“Vamos a luchar contra esa impunidad que, como ustedes ven, aún sigue existiendo en la oscuridad, porque evidentemente hay procesos de complicidad, porque hay fuerzas que siguen actuando corporativamente de alguna manera a espaldas nuestras, y tenemos que dejar estas cosas en claro para que los argentinos nunca más estemos amenazados por este tipo de actitudes. Que cada uno pueda decir lo que tenga que decir, en el lugar que corresponda, con absoluta tranquilidad, donde consolidemos una democracia plural, amplia, con consenso, donde el miedo desaparezca definitivamente. Es nuestro compromiso a fondo, no nos van a hacer bajar los brazos. Si las Abuelas y las Madres nunca bajaron los brazos, nosotros, con la fortaleza moral y espiritual que nos dan, no tengan ninguna duda que junto a ustedes y junto a todos los argentinos tenemos que esclarecer este tema, cueste lo que nos cueste, lleve el tiempo que nos lleve. No nos vamos a cansar nunca de la búsqueda de la verdad”.

Ahora, hoy y siempre.